Novedades

24 marzo, 2020

Medidas para la protección de las residencias de mayores tras la declaración del estado de alarma


  • Descargue el documento en PDF aquí 

 

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, contempla una serie de medidas dirigidas a proteger la salud y seguridad de los ciudadanos y a reforzar el sistema de salud pública.

Los mayores, las personas con discapacidad u otros usuarios de residencias y otros centros sociosanitarios se encuentran en situación de vulnerabilidad ante la infección COVID-19. A lo largo de esta última semana, la propagación del virus entre personas vulnerables que viven en residencias de mayores ha experimentado un crecimiento exponencial y descontrolado.

En su artículo 12.6, el Real Decreto señala que el ministro de Sanidad podrá ejercer aquellas facultades que resulten necesarias a estos efectos respecto de los centros, servicios y establecimientos sanitarios de titularidad privada.

De esta forma, en el marco de las competencias asumidas, en fecha de 23 de marzo de 2020, se ha publicado en el BOE la Orden SND/265/2020, de 19 de marzo, de adopción de medidas relativas a las residencias de personas mayores y centros socio-sanitarios, ante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 ( “Orden 265/2020” o la “Orden”).

Las medidas hacen referencia a cuestiones sobre personal, aislamiento y desinfección, pero exigen su concreción por cada Comunidad Autónoma, a la que se remite la Orden de forma genérica. Esta Orden entra en vigor desde su publicación, siendo de aplicación hasta la finalización de la declaración del periodo del estado de alarma o prórrogas del mismo.

En cuanto a las medidas concretas recogidas en la Orden 265/2020, pueden dividirse en tres grupos y destacamos las siguientes:

Medidas dirigidas a las personas: medidas relativas a todo el personal, sanitario y no sanitario, que preste servicio en las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios

1. Los trabajadores que tengan contacto directo con los residentes deben seguir las medidas de protección recomendadas por el Ministerio de Sanidad, según al nivel de riesgo al que están expuestos.

2. En la medida de lo posible, se debe reducir al mínimo el número de trabajadores en contacto directo con un residente afectado por un caso posible o positivo de COVID-19, así como el tiempo de su exposición (no especifica número de trabajadores o tiempo mínimo alguno de exposición).

Medidas dirigidas a las residencias de mayores y a los centros sociosanitarios: medidas relativas a la ubicación y aislamiento de pacientes COVID-19 en las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios y medidas relativas a la limpieza en las residencias de mayores y otros centros sociosanitario

1. Los residentes de los centros en los que resulta de aplicación esta orden deben clasificarse en:

a) Residentes sin síntomas y sin contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19.

b) Residentes sin síntomas, en aislamiento preventivo por contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19.

c) Residentes con síntomas compatibles con el COVID-19.

d) Casos confirmados de COVID-19.

Esta clasificación debe realizarse en cada centro con carácter urgente, y a más tardar en el plazo de un día desde que se publique esta orden.

2. En el caso de que un residente presente infección respiratoria aguda leve debe ser aislado del resto de residentes.

3. En el caso de que haya más de un residente con infección respiratoria aguda leve, y no sea posible el aislamiento individual, puede recurrirse al aislamiento por cohorte, esto es, con otros infectados.

4. En el caso de residentes con diagnostico COVID-19 confirmado, deben ser aislado del resto de residentes.

5. En el caso de que haya más de un residente con infección confirmada por COVID-19, puede recurrirse al aislamiento por cohortes.

6. En cualquier caso, estos residentes, casos posibles o casos confirmados de COVID-19, deben mantenerse aislados del resto de residentes.

7. En el caso de que las condiciones del centro lo permitan, es preferible el aislamiento vertical o por plantas, como criterio de agrupación preferible para cada uno de los grupos de residentes señalados anteriormente. El centro debe utilizar la sectorización de incendios ya definida como área de ubicación de cada uno de los grupos señalados, salvo que esto no sea posible por el tamaño de la residencia.

8. El centro deberá atender especialmente, el mantenimiento en la zona de aislamiento que le corresponda a aquellas personas deambulantes o errantes, con trastorno neurocognitivo, de manera que se le permita deambular sin que le resulte posible salir de esa zona de aislamiento, evitando la utilización de sujeción mecánica o química.

Medidas dirigidas a los profesionales sanitarios y su relación con los pacientes: medidas relativas a los profesionales sanitarios en relación con la atención sanitaria en las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios, medidas de coordinación para el diagnóstico, seguimiento y derivación COVID-19 en residencias de mayores y otros centros sociosanitarios y el Sistema Nacional de Salud y seguimiento de los casos y los pacientes tratados

1. La autoridad sanitaria de la comunidad autónoma podrá modificar la prestación de servicios del personal médico, de enfermería u otro tipo de personal sanitario vinculado con las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios, con independencia de su titularidad pública o privada, así como la correspondiente a ese tipo de personal vinculado con atención primaria o atención hospitalaria o especializada extrahospitalaria, en su caso, para adaptarlos a las necesidades de atención en las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios.

Se trata de una medida muy importante, ya que permite a cada Comunidad Autónoma disponer de los centros de residencias para personas mayores, tanto en lo referente a las actividades que se llevan a cabo en el centro, como en lo referente al personal que desarrolla la actividad en el mismo, y al procedimiento y la información requerida para el seguimiento y/o gestión de la atención de los COVID-19 residentes en estos centros de mayores y/o sociosanitarios.

2. Si el personal sanitario médico, de enfermería u de otro tipo, ha tenido contacto estrecho con un caso posible o confirmado de COVID-19 y no presenta síntomas, seguirá realizando su actividad normal así como la vigilancia de síntomas.

3. Deberá realizarse la prueba diagnóstica de confirmación a los casos que presenten síntomas de infección respiratoria aguda para confirmar posible infección por COVID-19.

Para ello, el personal de la residencia deberá ponerse en contacto con el centro de Atención Primaria asignado, que actuará de forma coordinada con el médico de la residencia si se cuenta con este recurso. Tras una primera valoración del caso y si presenta síntomas leves, el paciente permanecerá en aislamiento en la residencia garantizando que se realiza seguimiento del caso. No obstante, si se cumplen criterios de derivación a un centro sanitario, se activará el procedimiento establecido para tal efecto

No obstante, si bien es cierto que se trata de una competencia asumida por el Ministerio de Sanidad, la Orden 265/2020 establece que corresponde a las autoridades sanitarias competentes de cada comunidad autónoma dictar las resoluciones, disposiciones e instrucciones interpretativas que, en la esfera específica de su actuación, sean necesarias para garantizar la eficacia de lo dispuesto en esta orden. Por tanto, debemos estar pendientes en estos días de las medidas concretas que disponga cada Comunidad Autónoma con el objetivo de proteger a la población más vulnerable de la infección por COVID-19.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *